Facebook Twitter Linkedin Youtube
 
"De la cuna a la cuna" NEWSLETTER DE LA FUNDACIÓN PARA LA ECONOMÍA CIRCULAR

SE NECESITAN FONDOS DE LA UE PARA EL HIDRÓGENO Y EL BIOMETANO

La UE debería establecer objetivos para integrar el hidrógeno y otros gases renovables en el sistema energético de Europa, pero también se necesitarán fondos para aumentar su presencia en el mercado, según un estudio publicado el pasado 12 de septiembre.
Informe

Los responsables políticos europeos "deben pensar más allá de los objetivos de la UE e introducir esquemas de apoyo rentables, así como aumentar su acceso a la red", señala el Centro de Regulación en Europa (CERRE) en su informe.

Los estándares para los gases renovables deben establecerse a nivel europeo, indica el estudio, con certificados para la Garantía de Origen (GO) intercambiables entre los Estados miembros y garantizar la compatibilidad con el sistema de comercio de emisiones de la UE.

CERRE recomienda que los Planes Nacionales de Energía y Clima de los Estados miembros incluyan objetivos tales como un 10% de participación de mercado para el biometano para 2030, que aumente entre un 30% y un 50% para 2050, de acuerdo con la evolución de la demanda de gas natural.

Para el hidrógeno, "el objetivo debería ser el 100% de hidrógeno neutro en carbono para 2050", condicionado al despliegue de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CCS), concluye el informe.

Además de la Agencia Internacional de Energía, los gobiernos, la industria energética y los fabricantes de automóviles están promocionando cada vez más el hidrógeno como una forma limpia de romper la dependencia de los combustibles fósiles. El inconveniente es que es altamente inflamable y los métodos de producción siguen siendo caros, por lo tanto, dependen de las nuevas tecnologías.

Las tuberías de gas natural existentes podrían necesitar adaptarse para transportar gases renovables. Mauro Petriccione, de la dirección de acción climática de la Comisión Europea, destacó las brechas en la infraestructura. "Tenemos que operar junto con el resto de agentes implicados para evitar que esta infraestructura se vuelva obsoleta", dijo en el lanzamiento del informe.

Representantes de la industria pidieron recientemente al ejecutivo entrante de la UE que incluya una definición de inversiones ambientalmente sostenibles para gases bajos en carbono, posiblemente en la legislación sobre fiscalidad que se está negociando en la actualidad.

La estrategia de la Comisión para el 2050 'neutralidad cero' prevé un impacto positivo del despliegue de electricidad renovable en otros sectores, por ejemplo, "a través de la producción de combustibles electrónicos a través de la electrólisis (e-hidrógeno), cuando el uso directo de electricidad o bioenergía sostenible no es posible".

Francia aprobó una ley este verano destinada a lograr emisiones netas cero para 2050, siguiendo un compromiso similar por parte de Suecia, que establece un objetivo para las bajas emisiones de carbono y las energías renovables basadas en hidrógeno para proporcionar entre el 20 y el 40% del consumo total de hidrógeno industrial para 2030.

El informe puede descargarse aquí.