Facebook Twitter Linkedin Youtube
 
"De la cuna a la cuna" NEWSLETTER DE LA FUNDACIÓN PARA LA ECONOMÍA CIRCULAR

TEXTILES: LA CUARTA CAUSA DE PRESIÓN AMBIENTAL DE LA UE TRAS ALIMENTACIÓN, VIVIENDA Y TRANSPORTE

Según un informe publicado esta semana por la Agencia Europea de Medioambiente (AEMA), el consumo de ropa, calzado y textiles para el hogar en la Unión Europea (UE) supone anualmente alrededor de 1,3 toneladas de materias primas y más de 100 metros cúbicos de agua por persona. Se necesita un cambio a gran escala hacia la economía circular en la producción y consumo de textiles para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, el uso de recursos y las presiones sobre la naturaleza.
Ropa

Textiles in Europe's circular economy, publicado por la AEMA, presenta la evidencia más reciente sobre los impactos ambientales y climáticos del consumo de productos textiles que van desde ropa y calzado hasta alfombras y muebles en la UE. La información publicada se basa en un informe técnico del European Topic Centre on Waste and Materials in a Green Economy (ETC/WMGE) de la AEMA.

Según el estudio de la AEMA, la producción y el manejo de ropa, calzado y textiles para el hogar que se vendieron en la UE en 2017 usaron aproximadamente 1.3 toneladas de materias primas vírgenes y 104 metros cúbicos de agua por persona de la UE. Alrededor del 85% de estos materiales y el 92% del agua se utilizaron en otras regiones del mundo.

Para el consumo de agua y el uso de materias primas vírgenes, la ropa, el calzado y los textiles para el hogar representan la cuarta categoría de consumo más alta en la UE, después de alimentos, vivienda y transporte. El mismo grupo de productos causa la segunda mayor presión sobre el uso de la tierra (después de los alimentos), así como una cantidad considerable de contaminación química y del agua, incluidas las microfibras de plástico liberadas a través del lavado, y también diversos impactos sociales negativos.

El informe de la AEMA también muestra que la producción de ropa, calzado y textiles para el hogar para los europeos causó aproximadamente 654 kg de emisiones equivalentes de CO2 per cápita de la UE, lo que convierte a los textiles en la quinta fuente más grande de emisiones de CO2 vinculadas al consumo privado. Alrededor de las tres cuartas partes de estas emisiones tuvieron lugar fuera de la UE.

Las políticas y principios de la economía circular, como el ecodiseño y la reutilización, tienen el potencial de mitigar los impactos ambientales y climáticos de la producción y el consumo de textiles, indica el informe de la AEMA. Las políticas actuales de la UE obligan a los Estados miembros a la recogida separada de textiles para 2025 y a que garanticen que los residuos recogidos por separado no sean incinerados ni depositados en vertederos.

Según la AEMA, los modelos comerciales circulares en el ámbito del textil, como el arrendamiento, el intercambio y la devolución y reventa, deben ampliarse con el apoyo de políticas que aborden materiales y diseño, producción y distribución, uso y reutilización, recogida y reciclaje. Esto puede incluir políticas de producción y productos sostenibles, diseño ecológico y estándares de durabilidad, contratación pública ecológica, materiales seguros y sostenibles, prevención de residuos y responsabilidad ampliada del productor, y etiquetado y estándares.

Más información aquí.