Objetivos URBAN MINING II

El cumplimiento de los objetivos de reciclado en 2020 es, junto a las obligaciones de vertido en 2016, uno de los principales retos ambientales que afrontan los Estados miembros de la Unión Europea.

Los biorresiduos suponen aproximadamente el 38% del total de los residuos domésticos y comerciales de España, lo que está en línea con países de nuestro entorno. Para que los biorresiduos supongan un aporte a la consecución de los objetivos de reciclado en el 2020, sin complicaciones excesivas para los ciudadanos ni un sobreesfuerzo inasumible de índole económica, se deben considerar:

  • las posibles actuaciones de prevención (entre ellas, el compostaje doméstico y comunitario);
  • la mejora y, en su caso, la implementación de la recogida separada de biorresiduos de origen doméstico;
  • la implementación de sistemas de recogida específicamente orientados a los grandes generadores y a los restos de podas y jardines; y
  • el potencial de aprovechamiento del bioestabilizado procedente de las plantas de TMB.

En relación con los objetivos 2016, existen dos maneras tradicionales de desviar biorresiduos de los vertederos. Una ligada a cambios en las infraestructuras y sistemas de recogida. La otra, optimizando los diferentes sistemas de gestión de residuos.

A corto plazo, algunas de estas soluciones son más factibles que otras. No obstante, todas ellas, serán objeto de debate en esta Jornada enmarcada en el concepto de economía circular.